3.- El momento de concluir:

 

3.1.- Leer Freud desde Lacan…

 

Finalizados mis estudios y de regreso al país, me preguntaba qué actividad podría proponer esta vez en la sede y sobre qué tema. Tendría que ser efectivamente algo del orden de la lectura en voz alta y entre varios, pues la investigación clínica que llevé a cabo me dio los elementos suficientes para comprender el porqué de sus efectos. Efectivamente, además de que se trata de un trabajo en el que el objeto voz se pone en juego, la función de más uno de quien coordina y los cortes necesarios en la lectura que van diferenciando enunciación y enunciado y que van marcando los tiempos lógicos de lectura y relectura, le dan el carácter de una actividad analítica que la distingue de cualquier otro método de lectura. Lacan apelaba desde el primer seminario a una lectura en relieve, “estereoscópica”.

 

Recién llegada, una persona de la escuela y dos más en ámbitos universitario diferentes me formularon una misma pregunta: “¿Freud está vigente todavía?” No sé qué me sorprendió más si el contenido de la pregunta o su frecuencia, pues, después de mi investigación en Francia y el avance de mi propio análisis, estoy más convencida que nunca de la vigencia de Freud, cuando se lee desde los tres registros lacanianos. En cada caso respondí según el contexto, pero una reflexión me quedó en claro cuando le contesté a un estudiante de literatura: ¿Puede uno dudar de la vigencia de Homero o Shakespeare, porque sus textos se escribieron ya hace muchos años? Cuando se trata de la condición humana, lenguajera, no hay modas, y de esa condición también se ocuparon Freud y Lacan en un registro que tiene varios puntos en común con la literatura.

 

Así, los elementos para formular una propuesta estaban dados: qué leer y cómo. Pero el momento sólo llegó cuando fui encontrando algunas personas a quienes les interesaba una lectura de tal naturaleza. Solo que estaban dispersas en otras ciudades: Cartagena, Rionegro y Bucaramanga. ¿Cómo hacer? La respuesta no se hizo esperar y el 15 de diciembre me despertó la idea: un seminario itinerante, pues con Medellín, ya serían 4 las ciudades involucradas. Les presenté la propuesta a cada una de ellas y todas aceptaron sin dudarlo: dos amigas de la sede, Zatría Vallejo (asociada del ITPOL) y Marcela Ospina (docente de la Universidad Tecnológica de Bolívar, en Cartagena y ahora asociada a la sede) y a Carlos Germán Celis (asociado de la sede) en Bucaramanga.

 

Conversando con el directorio del NEL-Medellín de la época (2018-20) sobre la propuesta, encontramos que el nombre que más convenía para lo que pretendíamos era: “Lecturas itinerantes de psicoanálisis”. Así que, de esta manera, también entre varios, se fue estructurando la propuesta a la que invitamos a participar a todos aquellos interesados a acercarse al psicoanálisis directamente, a través de sus clásicos, Freud y Lacan, y, desde ahí, posiblemente, a lo que es una escuela de psicoanálisis como la NEL.

 

Nos propusimos tres ediciones. La última, “Principios de clínica psicoanalítica”, que habíamos proyectado para el 2021, está a la espera. Hacia allá dirigimos nuestros pasos. Mientras tanto, veamos como continua esta historia en su momento conclusivo, pero no final.

 

Pudimos llevar a cabo y por completo la primera edición, 2019, “Las tres de todos los cuentos en el artículo de Sigmund Freud “El motivo de la elección del cofre”” de cuya realización queda un blog:

(https://lecturasitinerantesdepsicoanalisis.blogspot.com/)

 

La segunda, Lenguaje, palabra y goce en psicoanálisis: lengua y lalengua, estuvo marcada por la pandemia. Sólo pudimos llevar a cabo, en las dos sesiones de febrero y marzo, la lectura presencial del primer texto de Lacan “Saber, ignorancia, verdad y goce”[1]. A partir de allí y de la manera cómo esa lectura resonaba en nosotros con cada nuevo acontecimiento en época de pandemia, cambiamos nuestra modalidad de trabajo: las lecturas animarían lo que titulamos “Cinco conversaciones psicoanalíticas en tiempos del Coronavirus y del internet”. Además, los medios virtuales que nos habían servido para la participación de Marcela desde Cartagena y de Carlos Germán desde Bucaramanga, se convirtieron el canal de comunicación exclusivo para la realización de nuestras “Conversaciones”, como ocurrió con la mayor parte de las actividades en el mundo durante la pandemia. Abrimos entonces una página de Facebook para subir la grabación de las cinco Conversaciones realizadas (@ysileemosenvozalta Facebook).

 

De esta manera concluimos el 2020, pero también el trabajo conjunto entre las 4 ciudades. Dos años habían sido suficientes para que las “Lecturas psicoanalíticas para curiosos y principiantes”, no sólo hubieran cambiado de nombre y dado sus frutos, sino también para que:

 

*  nos hubieran enseñado, a cada uno de los integrantes del grupo, lo que ellas implicaban en términos de transmisión del psicoanálisis a aquellos “curiosos y principiantes” a quien estaban dirigidas, y

* nos hubieran mostrado algunas vertientes de nuestro deseo por la causa analítica, desde la perspectiva de lo que es leer psicoanálisis.

 

Les anuncié entonces a Marcela, Zatría y Carlos Germán la disolución de las Lecturas para curiosos y principiantes. Cada uno de nosotros decidió cómo situar su deseo en una de las dos vertientes que se habían abierto paso durante estos dos años, casi sin darnos cuenta, pues si bien la actividad con ese nombre había caducado, no así el deseo por la lectura psicoanalítica tal como la habíamos experimentado y aprendido.

 

 

3.2.- Y leer Lacan desde Freud: una vuelta de Moebius: Lecturas fundamentales de psicoanálisis

 

Los textos que leemos han sido convocados por preguntas que nos hemos hecho desde nuestra actualidad cotidiana y clínica. De esta manera, las dos vertientes de la lectura que se fueron abriendo fueron en paralelo, las lecturas desde Lacan, herederas de las “Cinco conversaciones”, el segundo sábado del mes, para esclarecer hechos que nos tocan en la actualidad Y lecturas desde Freud, herederas de un espacio fundado por Maria Teresa Olivares y Rose XXX, quienes nos acogieron amablemente a Zatría, a quienes nos llamó la atención que estuvieran leyendo a Freud desde el principio. La lectura nos ha entusiasmado cada vez más por cuanto encontramos en cada página esclarecimientos sobre las bases clínicas y nosológicas propiamente psicoanalíticas. Es algo que me parece muy importante, pues, a veces noto cierta psicologización y psiquiatrización del psicoanálisis, que contribuye a los malentendidos que se difunden sobre su clínica. Creo que esclarecer esas bases, nos permitirá establecer diálogos más productivos con la psiquiatría y la psicología. 

 

El punto común entre ambos espacios de lectura, además de la metodología, es que nos orientamos por la enunciación de cada autor para contextualizar lógicamente sus enunciados, y buscamos siempre identificar los tres registros, R, S, I, en los que insiste Lacan. En ese sentido se nos ha presentado una relación lógica en la investigación psicoanalítica en general, que intentamos seguir dentro de nuestras posibilidades.

 

Sobre estas dos vertientes que se abrieron paso en mi propio deseo y convicción, propuse entonces y declaré al nuevo Secretariado de la NEL-Medellín (2020-22) una nueva actividad: “Lecturas fundamentales de psicoanálisis”.

 

Al proponerla al grupo, tras la disolución de las “Lecturas para curiosos y principiantes”, Zatría eligió trabajar conmigo en la coordinación de las lecturas desde Freud y Marcela, en las desde Lacan. Felipe Bedoya de Medellín y Sebastián Amador de Cartagena se han unido al trabajo en las desde Lacan.

 

Después de estas experiencias de lectura en busca de la respuesta a mi pregunta de hace 16 años por lo que significa leer psicoanálisis hoy, puedo responder lo que significa, al menos para mí y creo que para algunos otros también: significa leer los fundamentos en Freud y Lacan, porque se olvidan fácilmente; en voz alta; con otros; diferenciando enunciación de enunciado; y en tres tiempos lógicos, pues estos implican un movimiento de lectura y relectura que da relieve al texto y permite situar los tres registros en los que cifra Lacan ese relieve: lo Real, lo Simbólico y lo Imaginario.

 

Pero también puedo dar una respuesta que es el resultado de esa búsqueda y de esa práctica de lectura así concebida en la que ya somos cinco los concernidos, Marcela, Zatría, Felipe, Sebastián y yo. Leer psicoanálisis hoy nos exige, al menos a nosotros, aquí y ahora, esta realización o puesta en acto de esa banda de Moebius que constituyen las “Lecturas fundamentales de psicoanálisis: desde Lacan hacia Freud y desde Freud hacia Lacan” y que pasa con frecuencia por la lectura literaria, por la de obras de arte y por la interlocución con la filosofía y otras disciplinas.

 

En correspondencia con los medios virtuales que la pandemia puso a nuestra disposición en un primer plano, esa puesta en acto tendrá dos canales de difusión. El primero, la página de Youtube de Medios Nel-Medellín donde se suben las grabaciones de las lecturas 2021: (https://www.youtube.com/channel/UCrymotzGCOewG4m9wLy4EmA).

 

El segundo, esta página web de Lecturas fundamentales, a través de la cual queremos difundir otros materiales diferentes de los que podemos compartir por la página de la NEL-Medellín.  

 

Así pues, a partir de aquí, 2021, en su año 16, la historia de las “Lecturas psicoanalíticas” ya tendrá nuevos firmantes.

 

 

 

 

 

 

 

[1] En: Hablo a las paredes. Lacan J, 1971.